EPOCA DORADA

Asentadas unas firmes bases, el club empezó a obtener múltiples éxitos en sus secciones de baloncesto,n 18 voleiboln 19 o béisbol,n 20 que no hacen sino confirmar la buena salud de la que goza la entidad, viéndose reflejado en la fundación de nuevas secciones deportivas como las secciones de tenis, boxeo, bolo palma, pelota, balonmano, gimnasia, halterofilia, remo, y ajedrez.102 El fútbol, que no atravesaba por grandes logros a nivel nacional, pronto cambió su rumbo y empezó a escribir los que fueron los primeros renglones de su primera época dorada.103

Se llegó así al 6 de marzo de 1952, fecha del 50.º aniversario de la fundación de la entidad, para la cual el presidente Bernabéu organizó diversos actos entre los que destacaron la disputa de un torneo internacional de fútbol y otro de baloncesto.104 105 Ambos eventos precedieron la llegada al club de tres de las mayores figuras de la historia del mismo, Alfredo Di Stéfano y Raimundo Saporta,106 25 a la que se unió una tercera, el cántabro Francisco Gento fichado del Real Santander Sociedad Deportiva.107 Ellos fueron tres de los grandes pilares que llevaron al club a lo más alto del panorama internacional.

Raymond Kopa,108 José Santamaría109 y el flamante delantero Ferenc Puskás,110 perteneciente a la selección húngaraconocida como los «magiares mágicos», se sumaron a una plantilla que más tarde fue conocida como el «Madrid de Di Stéfano» y que ganó nueve ligas, una Pequeña Copa del Mundo, una Copa Intercontinental y dos Copas Latinas en 1955 y1956 (en lo que fue un primer intento por organizar un torneo de prestigio entre clubes de Europa). Es así como Santiago Bernabéu se convirtió en vicepresidente y colaborador directo de la iniciativa de Gabriel Hanot, editor del diario francésL’Équipe, de fundar la Copa de Europa.9 11 Dicho nacimiento, sitiado en una reunión que tuvo lugar en un hotel de París, tuvo el beneplácito de la UEFA que se encargó en el futuro de sus competencias. La competición reunió desde entonces a los campeones de las distintas ligas europeas para la disputa de un título que designaría al mejor equipo del continente.12 13 El equipo conquistó las cinco primeras ediciones de la considerada mayor competición a nivel de clubes del momento.111 La última de ellas, frente al Eintracht Frankfurt Fußball en Glasgow, fue vencida por 7-3 ante 135 000 espectadores, y tras la misma, el diario inglés The Times catalogó a los jugadores blancos como «vikingos» escribiendo:112

“Real wanders through Europe as the Vikings once walked, destroying everything in its path”
(“El Real Madrid se pasea por Europa como antaño se paseaban los vikingos, arrasándolo todo a su paso”)

The Times. 19 de mayo de 1960. Londres.

Los blancos consiguieron una hazaña que con el paso del tiempo sería histórica ya que no ha sido capaz de igualarse hasta el momento. Las cinco Copas de Europa consecutivas se mantienen como la mejor actuación lograda nunca por un equipo en la historia de la competición. Además, en consecuencia del último título, el club obtuvo el privilegio de disputar una nueva competición internacional recientemente instaurada por la FIFA: la Copa Intercontinental. Éste trofeo fue disputado en adelante por el campeón de Europa y el campeón de Sudamérica (ganador de la Copa Campeones de América, homóloga de la Copa de Europa) para dilucidar quién era el mejor equipo del mundo. El Real Madrid salió vencedor tras derrotar al Club Atlético Peñarol por un global de 5-1,111 corroborando así su condición de mejor equipo del mundo.

«El Madrid de Di Stéfano» subió así al club a lo más alto del panorama futbolístico internacional, logrando un gran reconocimiento por parte de medios, aficionados y equipos rivales.113 114 Durante este periodo, el equipo levantó nada menos que diecinueve títulos en poco más de diez años,111 mientras que sus futbolistas fueron internacionalmente reconocidos con el nuevo trofeo creado por el diario francés L’Équipe del Balón de Oro, premio al mejor futbolista del mundo según un jurado de expertos, y en donde los blancos coparon el podio del trofeo durante los primeros años.115

El relevo generacional continúa la estela

El rey Alfonso XIII de España dejó el club para usar el título de real.

Al año siguiente, fue el que con el paso de los años se convirtió en su mayor rival, el C. F. Barcelona, el que le afligiese suprimera eliminación europea. En la edición sucesiva de la competición y en la de 1963-64 se resarcieron, y alcanzaron nuevamente dos finales que sin embargo perdieron a manos del Sport Lisboa e Benfica de Eusébio da Silva y el Football Club Internazionale Milano de Luis Suárez, Helenio Herrera y Sandro Mazzola. El gran equipo que asombró a Europa daba ya comenzaba a desvanecerse y se produjo un cambio generacional que inició una nueva época en el club de Concha Espina de la mano del técnico Miguel Muñoz, exfutbolista del club e integrante de la exitosa generación.n 21 116

«Paco» Gento (arriba), fue uno de los líderes deportivos del club junto a Amancio Amaro (abajo) del «Madrid Yé-yé».

Los viejos ídolos del club dieron paso un equipo integrado por jóvenes españoles como Enrique Pérez Pachín, Pedro de Felipe, Manuel Sanchís, José Martínez Pirri, Ignacio Zoco, Paco Serena, Amancio Amaro, Ramón Grosso o Manuel Velázquez; todos ellos capitaneados por el veterano Paco Gento. Frente a los grandes logros, hubo que lamentar dos hechos: las desapariciones de las secciones de béisbol, balonmano, y rugby, así como el secuestro de Di Stéfano por miembros del Frente de Liberación Nacional de Venezuela durante la Pequeña Copa del Mundo de Caracas. Dos supuestos policías se presentaron en el hotel de concentración invitándole a acompañarles a comisaría por un delito de tráfico de drogas. En el coche le confirmaron el suceso que finalizó con su liberación dos días después:117

“Esto es un secuestro. No le va a pasar nada. Somos revolucionarios que no estamos de acuerdo con el régimen de nuestro país. Le soltaremos enseguida”.

Secuestradores de Di Stéfano. 20 de agosto de 1963. Caracas

Fue ya tras la retirada del jugador en 1966, cuando el conjunto blanco volvió a ganar la Copa de Europa venciendo en la final al Fudbalski klub Partizan de Belgrado por 2-1, después de los dos subcampeonatos anteriores, siendo recordado popularmente como el «Madrid Yé-yé».n 22 118 119 Con el triunfo Paco Gento se convirtió en el jugador que más títulos ostenta de la competición, con seis —récord aún vigente en la actualidad—,120 mientras que el club sumó ocho finales en once años de competición.

Por aquel entonces, Raimundo Saporta llegó a alcanzar la vicepresidencia del club, ostentando el cargo en 1962, y sus actos no hicieron sino ayudar al firme crecimiento de la sección de baloncesto en particular, y del club en general. Una anécdota de la grandeza que estaba adquiriendo el club quedó reflejada en un acto social del presidente Bernabéu y el mismo Saporta durante la Navidad del año anterior. En la época se mantenían conflictos políticos de los países del régimen comunista, entre los que se encontraba Hungría, y España —en esos momentos una dictadura derechista basada en el nacionalismodenominada franquismo—. Entre ellos, no estaba permitida la entrada en el país de ninguna persona que formase parte de los países comunistas.

En el acto en cuestión, sucedido en Budapest, tras meditar unos segundos ante la petición de los presentes de que expresase un deseo que pudieran realizar los húngaros para honrarle, Bernabéu respondió:121 25

“Vive en España un hombre que ustedes conocen muy bien. Se llama Ladislao Kubala. Van a hacer casi trece años que desea abrazar a su anciana madre que sigue viviendo en Hungría. Ustedes saben, tanto como yo, que diversos problemas de orden político impiden que estos dos seres se puedan ver. Yo quiero en estos instantes que ustedes me ofrezcan la posibilidad de brindar a Kubala, que no juega para mi club, el abrazo de su madre…”

Santiago Bernabéu. Mes de diciembre de 1961. Budapest.

Fue así como pocos días después la madre de Ladislao Kubala, entrenador y emblemático exjugador del F. C. Barcelona, viajaba a España tras casi trece años sin ver al futbolista merced a un visado especial para pasar las Navidades con sus nietos y su hijo, quedando de manifiesto la filosofía del club en anteponer a las personas antes que las entidades.25